¿Cada cuánto tengo que ir al podólogo?
La necesidad depende de cada persona y de muchos factores: el tipo de pie, la actividad física, el tipo de trabajo, el calzado que usemos… Son los propios pies los que avisarán de que precisamos una cita, pero en caso de no sentir esa necesidad, recomendamos asistir una vez al año a una revisión por un profesional.

¿Hay una época en la que los pies den más la lata?
Depende de cada pie. En general, es verano aparecen más molestias en la zona plantar, debido al calzado con poca sujeción y suelas más finas que amortiguan menos. Y en invierno, encontramos más problemas en las zonas de uñas y dedos porque el uso de un calzado cerrado provoca más roce en esas zonas. No obstante, esto es una generalidad. No es raro que en cualquier momento del año puede aparecer cualquier patología. En cualquier caso, consulta con tu podólogo de confianza.

¿Voy a tener juantes?
La aparición de hallux valgus, los conocidos juantes, no se puede relaccionar únicamente con el uso prolongado de zapatos de tacón o con punta muy estrecha. La aparición de los juanetes tiene un alto componente genético y hereditario, aunque el uso de un calzado poco adecuado para los pies puede aumentar las molestias de esta patología. No todas las personas que haya abusado del uso de zapatos de tacón han desarrollado juantes y personas que no han usado nunca tacones sí los padecen.

¿Me has quitado el callo de raíz?
Un callo no tiene una raíz como tal, un origen que haga que se reproduzca. La aparición de un callo está totalmente relacionada con la presión o roce excesivos que sufre una zona del pie. Por tanto, la única manera de que un callo no vuelva a aparecer es evitando ese exceso de presión en la zona afectada. Esto quiere decir que mientras haya esa presión o roce, el callo volverá a salir. Para evitar su aparición se pueden realizar a medida dispositivos como plantillas u ortesis de silicona.

¿Qué es un ojo de gallo?
El heloma interdigital, el llamado ojo de gallo, no es más que un callo que aparece entre los dedos del pie motivado por el exceso de roce entre las prominencias óseas. Un separador de silicona entre los dedos puede ser una buena solución para evitar las molestias que produce el ojo de gallo.

¿Cómo puedo corregir un juanete?
La única manera de corregir un juanete o cualquier otra deformidad es con cirujía. En el mercado existen una amplia gama de dispositivos que anuncian una corrección, pero no existen referencias de su efectividad.

¿Esta uña tiene un hongo?
Los hongos son una afectación relativamente frecuente, pero no todas las alteraciones de las uñas son consecuencias de ellas. Muchas veces los aspectos de las uñas que los pacientes describen como «raros» pueden tener un origen mecánico (roce), traumático (un golpe), hereditario… Y no necesariamente son un hongo. El tratamiento para eliminar los hongos es medicamentoso, tanto oral, como tópico, dependiendo de cada caso. Si quieres saber más, te dejamos por aquí este vídeo sobre los hongos.

¿Cuánto tiempo tengo que llevar las plantillas para corregir mi forma de andar?
Las plantillas son dispositivos que no tienen una capacidad correctora de forma definitiva. No por llevarlas un tiempo determinado nuestro pie cambia su estructura ni su mecánica. Al igual que unas gafas de vista hacen su efecto mientras las llevamos puestas, con las plantillas ocurre igual: en el momento en que no las quitamos, el pie sigue con la misma mecánica que antes de empezar a usarlas.

¿Cómo me corto las uñas para que no se claven?
El corte ideal de una uña depende de la forma del dedo de cada persona, tan larga o tan corta como guste y no moleste, respetando la curvatura natural. Y sin meternos en los laterales. Esta forma de cortarlas es aplicable a uñas que no se clavan. Una vez que la uña se clava sí es necesario cortar ese lateral, para lo que recomendamos atención profesional. En este vídeo te explicamos más. Y aquí te contamos cómo usar un cortauñas.

¿Qué es un pie diabético?
El pie diabético no es el pie de una persona con diabetes. Todos los diabéticos tienen pie, pero no todos desarrollan la patología llamada pie diabético. De hecho, la mayoría de los pacientes diabéticos no desarrollarán esta complicación, derivada de niveles muy altos de azúcar en sangre mantenidos en el tiempo. No obstante, si eres diabético te recomendamos revisiones periódicas con tu podólogo de confianza. Tienes más información en este vídeo y también en este.

Yo soy deportista, ¿puedes darme algún consejo para la salud de mis pies?
Sí, estamos encantados de aconsejarte en este vídeo.

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN..?
Estamos a tu disposición en el 958083528 para cualquier duda que tengas, para pedir una cita o solicitar información. Nos encontramos aquí.
Recuerda que si acudes a la consulta presencialmente es necesario disponer de cita previa.



Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón ACEPTAR, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información sobre las cookies aquí. Consulta nuestra política de privacidad. Aviso legal.    
Privacidad